Gimnasia abdominal hipopresiva ¿en qué consiste?

La base de los hipopresivos son las técnicas respiratorias y los principios de la reeducación postural.

Aunque en occidente se ha conocido a través de las ciencias del deporte y de la fisioterapia, es una técnica que en Oriente se ha practicado desde hace 5.000 años en el marco del yoga, concretamente de Uddiyanna Bandha, con objeto de mejorar la energía, favorecer la movilidad visceral y fortalecer los músculos y la respiración.

El método hipopresivo es un entrenamiento muy recomendado para jóvenes y adultos ya que debido a la vida sedentaria y los hábitos posturales actuales cada vez son más comunes diferentes problemas de espalda (dolor muscular, ciática, hernias…) de suelo pélvico o periné (perdidas de orina, prolapsos, próstata…) Un buen entrenamiento nos ayudará a prevenir, solucionar o mejorarlos.

Este método consiste en ejercicios que son realizados por medio de pautas posturales y respiratorias que nos permiten generar hipopresión dentro de la cavidad abdominal. La contracción del músculo diafragma es realizada en apnea espiratoria (sin respirar) provocando una acción tónica refleja de la musculatura de la faja abdominal, espalda y el suelo pélvico.

¿En qué consiste una clase de hipopresivos?

Nuestras clases de hipopresivos tienen una duración de 30’ en los que trabajamos diferentes técnicas de respiración, la musculatura del suelo pélvico y la secuencia de hipopresivos.

Los hipopresivos se basan en el control de la respiración y a través de ella se activa la musculatura de la espalda y caja torácica, abdominal, suelo pélvico y diafragma. En diferentes posiciones realizamos  varias respiraciones relajadas, en la última exhalación se expulsa todo el aire de los pulmones manteniendo la apnea y abriendo las costillas durante unos segundos (cada día notarás como aguantas más). Esta rutina se realiza en diferentes posturas para conseguir optimizar los beneficios.

El Método Hipopresivo cuenta con diversos beneficios:

Prevenir y eliminar dolores musculares, articulares.

Al trabajar el control postural y respiratorio nos va a mejorar la postura y por tanto los dolores musculares y articulares flexibilizando la musculatura de la respiración.

Prevenir hernias inguinales, abdominales, crurales y vaginales.

Una hernia es una salida de presión y el trabajo hipopresivo es un entrenamiento en hipopresión, donde entrenamos a la musculatura de la cavidad abdominal a trabajar en equipo para cuando el cuerpo tenga una salida de presión (un esfuerzo, tos, estornudos…) sea capaz de contraerse para evitar salidas de presión.

Aumentar la capacidad cardio-respiratoria.

El trabajo respiratorio y las apneas aumentara la capacidad pulmonar por tanto mejorará nuestra calidad de vida aumentando nuestra resistencia, en personas asmáticas, como entrenamiento en personas que se dedican al canto, natación, buceo, maestros, profesores o monitores que usan mucho la voz en su vida diaria.

Prevenir y eliminar la ansiedad y estados depresivos.

Todo trabajo respiratorio nos mejorará en estados de estrés o ansiedad ya que es esos estados existe un bloqueo en la musculatura respiratoria que con el entrenamiento hipopresivo activaremos la musculatura sin exceso de presión ayudándonos a que en nuestra vida cotidiana esa musculatura esté preparada ante excesos de presión.

Prevenir y solucionar la incontinencia, la disfunción eréctil y los prolapsos.

Lo mismo que en el anterior punto con respecto a las presiones intraabdomiales. También decir que en la apnea espiratoria movilizamos y elevamos los órganos que van descendiendo cuando esa musculatura no cumple con su función.

Aumentar y regular los factores vascularizantes, y así prevenir y solucionar edemas y pesadez de piernas.

Los hipopresivos contribuyen al retorno de la circulación venosa de piernas, debido a que entrenamos el diafragma, músculo de la respiración que ayuda al regreso de la sangre al corazón cuando trabaja.

Ayuda en la recuperación post-parto (suelo pélvico, diastasis…)

Como ya mencionamos el entrenamiento de los hipopresivos nos mejora el tono muscular de la faja lumbo-pélvica y musculatura del periné siendo un gran aliado para la recuperación post-parto

Reducción del perímetro de la cintura

Al trabajar el transverso del abdomen y que este se contrae hacia dentro, al tonificarlo podremos observar una reducción del  diámetro de la cintura

Mejorar la función sexual

Al vascularizar la zona y tenerla más tonificada rápidamente notaremos un aumento de las sensaciones.

Dolores menstruales

Cuando los dolores menstruales están provocados por tensiones a nivel del suelo pélvico y abdomen los ejercicios hipopresivos pueden ayudarte a disminuir la tensión muscular.

Mejorar el rendimiento deportivo

El hipopresivo al mejorar la respiración y equilibrar la musculatura nos va hacer mejorar en cualquier deporte que practiquemos.

La práctica de los hipopresivos provoca una sensación general de confort.

Contraindicaciones de los ejercicios hipopresivos

En general no podemos hablar de contraindicaciones absolutas, sino de contraindicaciones parciales al entrenamiento de ejercicio hipopresivo, porque el plan de entrenamiento se puede adaptar o modificar. En los siguientes casos es necesaria la modificación del ejercicio:

Hipertensión Arterial

Hernia de hiato

Problemas intestinales graves, como enfermedad de Crohn

Durante el embarazo

Durante la cuarentena, tras el parto.

Pero como siempre decimos, todo lo relacionado con la salud si contamos con alguna lesión o patología debemos consultar si podemos realizarlo con el médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.